24 de febrero de 2011

LEY 1438 de 2011, CRITICAS A LA NORMATIVA SOBRE SALUD

Quería realizar una comparación sistemática de la nueva ley de la salud, pero creo más pertinente, presentarles a ustedes la importancia del derecho social fundamental a la salud, y revisar tal vez algunos beneficios de la nueva disposición o por el contrario las falencias que dicha reforma propone al sistema de seguridad social en salud.

Comenzando con la celebración de las dos décadas de la constitución de 1991, el estatuto constitucional determina como parte de los principios del Estado Social de Derecho la protección irrestricta al derecho a la salud, desarrollado en normativas como la ley 100 de 1993, ley 1122 de 2007, sentencia t-760 de 2008, y en estos días la ley 1438 de 2011, que será objeto de estudio.

Sea oportuno determina entonces que el derecho a la seguridad social en salud es sin dudarlo es un derecho fundamental, que como lo sostiene el Magistrado Manuel Cepeda en la sentencia t-760 de 2008 debe protegerse, pues en él confluyen la protección a la vida, a la integridad personal y a la dignidad humana, tan es así que existe una categorización especial (sujetos especiales de protección constitucional) no solo desplegado por los pronunciamientos jurisprudenciales sino doctrinantes como Manuel Fernando Quinche en su libro Derecho Constitucional Colombiano, de la carta de 1991 y sus reformas, describen que sin duda alguna, lo único que lleva tal protección es a una efectiva salvaguarda de la salud.

La salud no es solo la ausencia de afectaciones o enfermedades, es un estado de bienestar, físico, mental y social. No hay discusión y lo repetiremos de que la salud de los colombianos se erige como derecho fundamental, ya sea por el hecho de ser inalienable al ser o por llevar implícito el concepto de calidad de vida, de vivir bien.

Los fundamentos del sistema se acuñan en los principios ya se a la luz de la ley 100 de 1993 o conforme quedaron complementados, o mejor, modificados, porque cambio el alma, el espíritu del sistema ya que al lado de reglas como la universalidad, protección integral y calidad, se enuncian otros que contrarían el derecho como tal, pero se muestran como novedad.

Como sabemos el Sistema General de Seguridad Social en Salud, es un sistema dual, compuesto por dos regímenes (contributivo y subsidiado), que difieren en la capacidad de pago del afiliado, dándole derecho a lo que conocemos o conocíamos como POS (plan obligatorio de salud), accediendo así a los beneficios del sistema.

Antes de revisar los posibles inconvenientes de la ley 1438 de 2011, podríamos decir que las bondades de la normativa podrían ser entre otras la figura de la portabilidad nacional (artículo 22), que consiste en que todas las EPS deban garantizar el acceso a los servicios de salud en todo el territorio nacional, sin importar en qué lugar del país nos encontremos, estando obligadas a suscribir convenios y demás para tal prestación, otra bondad podría ser la manera que debe ser atendida una persona que no este afiliado al sistema (artículo 32), o que ya no se cancelan multas por inasistencia a las citas (artículo 55).

Lo que pretendemos ahora es determinar claramente si la puesta en marcha de la ley es benefactora no solo al sistema de salud, sino a toda la población colombiana, a cada uno de nosotros, al respecto ASMEDAS (Asociación Medica Sindical de Antioquia), sostiene que es una anti-reforma al sistema, ya que lo que importa en dicha norma más allá del derecho fundamental a la salud es “la sostenibilidad del sistema”, tal afirmación talvez se deriva de los principios (3.7 y 3.13) de la nueva ley, en donde prima la atención por la EPS, más que el concepto del médico tratante, prima el procedimiento exclusivo dentro de las eps, pues queda desvirtuado que los prestadores del servicio de salud como médicos independientes, su presencia sea invalorada dentro del sistema de seguridad social, pero más que ello, las decisiones que se adopten en salud deben consultar criterios de sostenibilidad y estabilidad fiscal, y esto no es otra cosa que la limitación al acceso a la salud, la cercenarían al mecanismo procesal constitucional de la tutela, sin ir más lejos de todas las consecuencias.

El ex representante Germán Reyes Forero al respecto determina que la reforma mercantilizo el derecho a la salud, ya que como quedo redactada la normativa los recursos para el sistema dependen de la situación del país, condicionado el sistema de salud a recursos, dejando de lado la protección de dicho derecho fundamental; Por ello creemos que el ajuste al sistema desde la estabilidad del mismo no debe quedar limitado a la consecuencia o afectación del presupuesto, dicho derecho no tiene límites, pues prima el ser, ya que lo que se salvaguarda es la vida.

Después de ese primer análisis, diremos entonces que leyes como la 1429 del 29 de diciembre de 2010, obsequian incentivos a los empleadores por contratar nuevos trabajadores menores de 28 años y mayores de 40 años, ya que los aportes que realicen dichas empresas se podrán descontar tributariamente, beneficio para la promoción de la ley de primer empleo, pero al unisonó mediante esta nueva reforma (artículo 51) obliga a las personas naturales (contratistas, inclusive trabajadores independientes), empresas unipersonales y SAS, ha realizar retención en la fuente del aporte a la salud, esto significa que además de pagar el ciento por ciento de la cotización, que actualmente está en el 12.5 %, deberá agregar la suma correspondiente por retefuente, aumentando con ello el valor a pagar de forma mensual, y la falta de pago hará que sean evasores de impuestos, delito severamente castigado, todo, para buscar que no haya evasión por parte de los contratistas.

El anterior argumento posiblemente se basa en la obligatoriedad de afiliarse al sistema, sin embargo las reglas ya están claramente determinadas pues el monto del aporte seria discriminatorio para estas personas determinadas, toda vez que para los trabajadores dependientes, ellos solo cancelarían la parte correspondiente de ese 12.5 %, o el valor de conformidad con el salario, ¿ por qué solo para una clase de trabajadores o empresas, se le aumenta en el pago del aporte a la salud ?.

Esta ley de salud también afectara los demás aportes, ya que como quedo redactada podrá extenderse al sistema de seguridad social, pensión, riesgos profesionales, parafiscales, nefasta propuesta.

El contenido del artículo sobre la “permanencia en el régimen subsidiado” es difícil de asimilar, empecemos entonces determinando cómo funcionaba anteriormente, ya que con la ley 1122 de 2007 una persona afiliada al régimen subsidiado y al pasar a formar parte de la masa trabajadora se le suspendía el subsidiado y engrosaba las arcas del contributivo, no solo con el pago del aporte, sino con los servicios prestados, allí tenía derecho a la salud y al reconocimiento de prestaciones económicas.

El artículo 46 de la ley 1429 de 2010, reza “Los beneficios derivados de los programas que utilicen como criterio de identificación y focalización el Sisbén no podrán suspenderse dentro del año siguiente al que el beneficiario haya sido vinculado por un contrato de trabajo vigente. No obstante el cupo del beneficiario del Régimen Subsidiado en Salud se mantendrá hasta por los dos (2) años siguientes a la vinculación laboral”. Y esa era la última regla por aquello de la multiafiliación, sin embargo, hoy con la nueva reforma en su artículo 35 determinó que los trabajadores, aquellos laboralmente activos podrán permanecer en el régimen subsidiado, siempre y cuando el empleador pague los aportes a la eps pero con destinación al fosyga.

Así la ley 1438 de 2011, genera innumerables inquietudes tales como, quien paga las licencias de maternidad, las incapacidades, siguen en cabeza de la eps, ya dejo de existir un pos para el régimen contributivo y otro para el régimen subsidiado, los acuerdos emitidos por la CRES sobre beneficios quedaron derogados, abolidos, y por el contrario debemos hablar de “plan de beneficios”, como se enuncia en la nueva ley, es temprano para divagar sobre ello, pero será lo mismo que el POS, quien tiene la facultades para determinar qué beneficios son básicos, necesarios , o si por el contrario desaparece la figura del MAPIPOS, el pago de copagos y cuotas moderadoras desaparece para los trabajadores por estar en el régimen subsidiado, o por el contrario ahora son obligatorias, cuando solo eran para el régimen contributivo, el Estado cancela por el trabajador en régimen subsidiado volviéndose un doble aporte porque el empleador ya está realizando el pago, entre otras.

Todas estas preguntas, con la misma variante, pues la actualización de los beneficios está sujeta conforme el artículo 25 ibídem a la disponibilidad de recurso, por ellos la denominación plan de beneficios.

Sin dudas todas estas inquietudes se presentan grosso modo, y queda en ustedes, en el auditorio en general la obligatoriedad de analizarla, ya que en criterios del derecho a la seguridad social, esta ley 1438 de 2011, es nefasta pues solo obedece a la voluntad política y no a la defensa del derecho fundamental a la seguridad social en salud.





3 comentarios:

jacscioville dijo...

Muy Bueno su comentario Dr Torres, los Colombianos debemos conocer y dimensionar el contenido de esta nueva ley y sus complementarios, para hacer de la Salud un verdadero derecho y no una mendicidad.

Anónimo dijo...

Muy acertada su apreciaciòn del tema, en Colombia todo se pretende mejorar con nuevas leyes, no se tiene en cuenta que casi ninguna se aplica en su totalidad, haciendo que se legisle sobre el mismo tema en dobles oportunidades

Anónimo dijo...

La ley 1438 solo profundiza el modelo de mercado impuesto desde la ley 100. De ese modo queda claro que no reforma nada. Gracias Doctor, por compartir estos elementos de juicio con los cibernautas.

ACTUALIDAD DE GOOGLE

Loading...